Primer post

Adiós 2014…
Bienvenido 2015…

Llevaba casi todo el mes de diciembre intentando escribir un post bonito, algo que me inspirara para recibir el año nuevo y hacer algo bueno con él. La idea era algo así como una especie de discurso “Clausura del 2014 y Solemne Inauguración del 2015”. Sin embargo, pasaron algunas cosas que me impidieron
terminar este post de acuerdo al plan inicial. Mira que diciembre se fue y ya casi se va también enero.
La primera es que creo que se me secó el cerebro. Estuve bloqueado para escribir todo el año y sigo sin superar dicho bloqueo. Aun así no quiero quedarme sin escribir este post, puesto que he decidido que sólo intentando escribir volverá la inspiración. Ya sabes: “No hay peor lucha que la que no se hace”.
La segunda razón es que por segundo año consecutivo no pude dejar de pensar en la Carmen y en la Teresa. En ese orden.
Comencé el 2014 Pensando en ellas y lo finalicé igual.
Tuve la fortuna de convivir con esas dos mujeres. Y tuve, también, la desdicha de perderlas. Digamos que estuvo equilibrado el asunto en ese sentido.
El año pasado fue un año de aprendizaje, muchas lecciones de vida.
Descubrí que las cosas no siempre son lo que parecen.
Que las personas tienen una doble cara, doble vida, doble moral. ¡Hasta triple!
Que cuando amas a alguien lo amas como es y no como quieres que sea.
Que el amor no se pide, ni se implora, ni se condiciona. El Amor se da, se recibe y punto.
Que un amor que se exige y/o que se implora es un atentado al amor propio.
Que el “amor” que recibes es directamente proporcional a los regalos que des, al apoyo económico que brindes, a los viajes, a las cenas caras, a la ropa que les compres… Al menos en mi experiencia y en mi punto de vista muy personal así fue .
En resumidas cuentas Que el amor no conquista nada.
La lección más valiosa que me llevo es que hay que aprender a asumir la responsabilidad de los resultados y consecuencias de nuestros actos, puesto que son nuestras propias decisiones las que nos colocan en el lugar en el que estamos.
Si me fue mal ha sido por mis malas decisiones.
Pero no todo fue tan malo. Porque, pese a que no pude triunfar en el amor, ni en lo laboral, ni en lo académico, ni en lo social, ni en lo económico, ni en nada… (No quisiera entrar en detalles porque de hacerlo, sí me pongo a llorar)
Lo mejor de este 2014 fue que conocí a mi mejor amigo. ^_^
Y con ese hecho doy por  clausurado un año más en esta triste vida mía.

Comienza el 2015 y sólo deseo que las cosas cambien. Que me demuestre que estoy equivocado, que las cosas no son así.

Pienso también que yo soy el que debe hacer que las cosas sucedan. Y ese es mi principal y único propósito: Hacer que las cosas sucedan.
Bienvenido 2015. Ya estamos en marcha.

Publicado en el camino…
Desde WordPress para Android

Anuncios

Dime algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s