El Regreso de Nataly: El Fin

Noche. Noche profunda. Noche de sorpresas. Noche absurda. Noche de dulce venganza.

Aquella noche, por alguna razón, el teatro estaba lleno de gente. Y, por alguna otra razón, el teatro me pareció más repugnante que nunca. El calor era sofocante y yo sudaba copiosamente. La función acaba de terminar. La gente salía. Me senté en la banqueta de la fachada de enfrente y encendí un cigarrillo. Esperando a que se retirara la audiencia que presenció aquella obra. De verdad que estaba impresionado por la cantidad de gente que vi salir. Quizá al fin la carrera de Nataly va a despegar.

Pasó casi una hora. La calle se quedó vacía. El teatro cerró sus puertas. El lugar quedó prácticamente desierto. Ella Aparecería en cualquier momento y yo estaba allí para gritarle, para aventarle en la cara toda mi rencor contenido por abandonarme. No me gusta la forma en que comenzará el espectáculo, pero me había dado el mejor asiento de la casa, en el centro de la primera fila. Desde donde estaba sentado tenía una vista estupenda. No podía perder nada de vista. Todo estaba controlado. Podía mirar la entrada del teatro. Y al otro extremo la entrada con clásico letrero: “Sólo Personal Autorizado”. La entrada esa donde sólo entran o salen los actores. Por allí saldría Nataly.

—————————————————————————————————

Peter sigue sentado frente al teatro fumando un cigarro. Oye el ruido de las cadenas que de pronto empiezan a moverse. Dejan de sujetar las puertas y estas comienzan a abrirse. Lleva el cigarro de nuevo a su boca, fuma un poco más y al fin se levanta. Una calada profunda, larga. Se queda allí mirándola salir. Nataly se despide de sus compañeros. Todos sonríen. Abrazos, besos. Felicitaciones. Peter vuelve a fumar, luego arroja el cigarrillo. Se lleva la mano al bolsillo, saca el paquete de Marlboro, un cigarrillo más. Lo pone en su boca y lo enciende.

Nataly lo ve. Se asusta. Voltea para todos lados como buscando a alguien. No lo encuentra.

Peter espera a que ella se acerque o que salga huyendo. Por su mente pasa la escena vivida con Rocío Liz cuando fue a su encuentro aquella mañana de enero. Nataly da un paso, se detiene y lo mira a los ojos. Con determinación. Como diciendo “No me arrepiento”. O quizás diciendo: “¿Tienes algo qué decirme o reclamarme? Es lo justo, ya estamos a mano después de seis años”.  Peter reconoce esa mirada. La vio en Rocío Liz aquella vez. Verla en Nataly ahora no le sorprende.

Peter sigue fumándose su cigarro tranquilamente. Nataly está de pie al otro lado de la calle. Los autos pasan sobre el asfalto rápidamente. Crean una barrera entre ambos. Un duelo de miradas ocurre.

Ella quizá está pensando: “¿Qué hace aquí? ¿Qué quiere? Le diré que respete mi decisión así como yo alguna vez respeté la suya. Le diré que ya no me busque. Que ya no tiene caso. Que me perdone si es que le fallé…  O simplemente mejor no le digo nada y me voy”.

Él por su parte: “No le dejaré que diga nada, hablaré yo. Eres una pendeja. Eso le diré. Y cuando ponga su cara de sorpresa remataré: Eres una pendeja Porque Elegiste al tipo equivocado. Y por la traición que me has hecho… —Y luego continuaré soltando insultos, rabia, absurdidades y maldades. A ver qué se me ocurre. Le diré todo lo que no me atreví a decirle antes. Le diré lo mucho que la aborrezco por su traición. Ella me estuvo viendo la cara. Ella seguía con ese tipo. Ella… Y yo preocupado porque no sabía cómo decirle que no me olvido de Rocío Liz.

Nataly lo dijo una vez: “Seguir viendo a tu ex… Es como si las cosas no hubieran terminado entre ustedes” No lo decía sólo por mí. Lo decía por ella. Porque las cosas entre ella y Marco no habían terminado.  ¡Qué Infeliz! Me vio la cara. ¡Qué desgraciada!

Y de repente…

Un grito de emoción: “¡Sorpresa! ¡Felicidades! ¡Lo conseguiste amor, lo conseguiste!” luego otro: “¡Mamá, mamá! Lo hiciste muy bien. Soy tu fan número uno” “¡Somos tus fans número uno!”

Son Liliana y su padre, quien aún tiene la cara deforme. La niña corre a los brazos de su madre. La abraza con fuerza. Él trae un ramo de rosas rojas. Y se une a ellas en un triple abrazo. Se quedan así por un instante…

Son como la bella y la bestia. Pero es perfecto. Que esté aquí. Así podré gritarles a los dos y en su momento poder sacar toda la ira, toda la furia incluso a golpes ya sino en contra de Nataly al menos Marco me servirá de Sparring. Me desquitaré con él. Lo siento por Liliana, lo que presenciará no será nada agradable.

Peter está listo para explotar. Le da la última calada a su cigarro y da un paso. Los coches no dejan de pasar. Impiden que cruce la calle. Al fin lo hace. Ya está tan cerca.  Apenas y puede contener la ira pero entonces…

“Te amo y no sabes lo feliz que me hace que estemos aquí los tres juntos…” Ella No le da tiempo de continuar, porque de todos modos ella le regala una respuesta aún más importante. Un beso largo, intenso, profundo. Y esa calle, ese teatro, esa noche se transforman.

La expresión en el rostro de Liliana es única. Y ella se siente llevar, suave y un poco sorprendida, pero feliz de estar allí con sus padres, de saber que vuelven a ser una familia y que ya nunca se separaran.

Y Nataly también está feliz. Se olvida de todo. Se concentra en su familia. Es lo único que importa ahora. No importa ya nada ni nadie. Especialmente ése que los mira envuelto en una nube de humo. Nataly al fin está feliz. Se siente plena, completa. Ha luchado por esto Y de verdad no está dispuesta a dejarlo escapar otra vez. Feliz de haber aceptado ese viaje que emprendieron juntos hace más de 10 años. Feliz de retomar el camino con su primer, único y verdadero amor: Marco. Lista para empezar de nuevo sin miedo.

Peter la mira así, en los brazos de aquel, se ve tan hermosa. Y le parece que nunca ha visto salir tanta luz de sus ojos. Le parece que de repente la vida tiene sentido y que todo cuanto ha hecho hasta hoy, todo lo sucedido, todo lo que vivieron ha servido precisamente para que ella llegará hasta allí. Nataly Sonríe. Marco le acaricia el cabello, lo aparta, libera su rostro dándole aún más luz. Y después un leve beso en la mejilla. Y otro más para Liliana.

♫“Love is in the air…” ♪Se oye en las bocinas de un coche que pasa lentamente.

La ira se disipa súbitamente. Eso fue todo. De repente Peter ya no estaba enfadado.

Un taxi se detiene. Liliana, Nataly y Marco. Una familia feliz, abordan. Nataly está decidida a no mirar atrás. Y no lo hace. El taxi arranca. Peter se pregunta a dónde irán. No lo sabe, pero por lo que ha visto se hace una idea. Van quizá a ese paraíso ya conocido por los que se aman, destino: felicidad.

Pude ver que Marco y Nataly se entendían. Quizá mejor de lo que alguna vez nos entendimos nosotros.  Mejor de lo que yo y Rocío Liz. Mejor de lo que yo he podido entenderme nunca con una mujer.

Peter se va caminando sonriente por la calle. Y de repente para Peter todo está más claro, ya no hace calor y hasta las estrellas en el cielo parecen más brillantes…

Y así como se despeja el cielo nocturno y deja mirar las estrellas, de la misma manera Peter comprende todo.

Los cabos comienzan a atarse. Uno tras otro. Las palabras que Nataly le dijo alguna vez hacen eco en la noche una tras otra: ”Tener a tu ex alrededor… No sé… Sólo lleva a temas no resueltos” “¿Cómo sabes que la chispa no volverá teniendo a tu ex tan cerca de ti?”  “Es como si las cosas no hubieran terminado entre ustedes…”  “Pasé años esperando a que Marco decidiera si estaba listo” “Solía soñar que Marco podría llegar a ser tan espontáneo…“

Yo nunca imaginé que volvería a verla. Nunca imaginé que volveríamos a estar juntos. Y cuando ocurrió creí que vivía una historia de amor. Nunca me di cuenta de que no era así. Es que me encontraba demasiado cerca del puzle para distinguir la verdadera imagen que formaba. Quizá mi presencia en esta historia fue un detonante para que ellos retomaran su amor. O quizá fue pura casualidad. O quizá era su destino. Da igual…

¡Carajo! Es que a veces piensas que estás viviendo una historia. A veces piensas que eres el protagonista de una historia… Pero la verdad es que es otra cosa. Pensé que esta historia se trataba de mí y de Nataly… Pero nunca se trató de mí. Siempre se trató de ellos.

Si sólo hubiera entendido desde el principio de qué trataba la verdadera historia…

“Cuando estás soltero y buscando una pareja para una relación seria, sólo buscas aquella relación que contenga el final feliz. Pero sólo una de nuestras relaciones puede terminar así. Las demás… Acaban con alguien perjudicado. Esta Es una de Esas Historias y termina con El Adiós De Nataly…”

Fin

Y ese… Fue el final perfecto para una historia de amor.  Pero no era la mía. Alguna historia de amor quizá está todavía allí afuera en algún lugar esperando por mí…

 

Adios Nataly...
Adiós Nataly…
Anuncios

One thought on “El Regreso de Nataly: El Fin

  1. Excelente sr escritor! Tu. El capitulo. La historia completa..pero me hubiera gustado ese final feliz en el protagonista; en fin, escibiras tu propia historia con ese final deseado…

Dime algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s