Sueños Hasta la Muerte 2.

Fue en Diciembre o enero del 2009, ya no lo recuerdo muy bien. Una noche me quedé solo en casa. Mi familia había hecho un viaje a provincia. Yo me sentía un poco deprimido y no tenía humor para nada.

No salí en todo el día. Estuve viendo la tele, escuchando música, bebiendo unas cervezas… etc.

Empecé a sentirme cada vez más y más deprimido. Empecé a tener unos pensamientos que no eran nada sutiles acerca de Ella… Y todo, todo… todo tenía que ver con “Ella”. Quién sabe donde estaba, con quién…

Una lágrima rodó por mi rostro al cruzar por mi mete la idea de que probablemente ella ya ni se acordaba de mí.

Estuve bebiendo. Y seguí y seguí bebiendo… Escuchando música.

De pronto me sentí espantosamente mareado. Al principio pensé que sería por el efecto del alcohol dentro de mí… Pero no, no era eso. Nunca había sentido algo parecido, era diferente a cualquier otra cosa vivida. Una experiencia totalmente nueva. Me daba la impresión de que no sentía mi cuerpo, era como si me hubiera vuelto etéreo… No podía controlar mi cuerpo, era Como si me estuviera separando de el.

De pronto Hubo una oscuridad. No sé cuánto duró.

Al cabo de un instante, al recuperar el control,  Me dejé caer en el sillón, un segundo después estaba exhausto y sudoroso.

Tenía dificultades para respirar. Me pareció que mi corazón latía de forma irregular. Por alguna extraña razón pensé que había tenido una experiencia cercana a la muerte.

Empecé a preguntarme…

¿Qué sucedería si muriera en este preciso instante?

Lo que me perturbó no era la idea de morir sino la idea de morir sino que pasara de aquella forma. Así de repente, así sin razón aparente.

Yo siempre he tenido la idea, el deseo, de que moriré joven. Morir antes de los treinta es mi ilusión.  Por las cosas que he pasado por lo que he vivido, por mi situación actual… No veo razón para vivir más allá de eso. Antes la tenía pero ahora ya no.

“¿Qué pasaría si muriera en este preciso instante?” Pensé.

Lo vi todo: Yo  muerto sentado en ese sillón. Pasarían las horas, la música no pararía de sonar… El cigarrillo en mi mano se consumiría… Amanecería… Y yo seguiría allí…

Mi familia llegaría del viaje al día siguiente. Me encontrarían desparramado en el sillón. Verían los embaces de cerveza y me creerían dormido por la borrachera. Pasarían varios instantes antes de que se dieran cuenta de que estoy muerto. Tal vez Se asustarían. Se armaría un gran alboroto. O quizás no tanto…

Imaginé cómo velarían mi cadáver. Vi a mi cadáver con un traje negro. Vi a mi familia darme el último adiós. Estarían sólo  mis familiares más cercanos.

No estarían mis amigos, porque hace tiempo que perdí el contacto con ellos y mi familia no los conoce bien, difícilmente podrían localizarlos. No le avisarían a nadie más. No podrían. Ella quizá nunca se enteraría…

Me sepultarían. Me guardarían duelo unos días. No sé cuantos. Pasaría el tiempo. Y poco apoco me olvidarían. Soy olvidable. Seguirían adelante.

Quizás algunas personas lleguen a notar mi ausencia. No le darían mucha importancia después de todo y seguirían sus vidas así sin más.  He llegado a la conclusión de que tengo la habilidad para hacer que la gente me desprecie…Volverían todos a sus vidas. Dudo mucho que alguien me extrañe.

Si algún día te enteraras de mi deceso Tú harías lo mismo seguramente. A lo mucho dirás: ¡Oh! pobre. Murió. Continuarás tu vida sin acordarte de mí.  Pasarían los años. Terminarías tus proyectos. Te habrás enamorado de alguien. Serían novios o algo. Se casarán, tendrán hijos y serán felices por siempre.Y sólo alguna vez, por casualidad, te acordarías que conociste a este hombre.

Si. Moriría y no importaría porque ya estaba escrito que yo nunca estaría Ella. Yo lo sé… Y lo sé porque alguna vez ya lo soñé. Alguna vez tuve un flashforward… Una vez… Al mirar la borra del café. Lo vi. tuve esa visión.

“Y en este momento la he vuelto a tener…”

No supe en que momento perdí la conciencia. La cosa es que cuando desperté Estaba vivo. Recordé la fantasía arriba descrita,  y lo único en que pensaba era en que no quería que sucediera de ese modo. ¡No! Así no. Yo desearía una muerte violenta… Desearía morir acuchillado, baleado… Quizá por un asaltante… Quizá A manos de algún enemigo… Desearía morir en un accidente automovilístico… Salir disparado por el parabrisas y que mi cabeza se estrellara contra el pavimento, que mis sesos se esparcieran por el suelo… Que mi sangre cubriera una gran superficie… Desearía morir desangrado por una herida… Desearía ver mi sangre escurrir… Desearía caer desde muy alto y que mi cuerpo estallara… Que mis entrañas salieras y se regaran… Que mi cadáver quedara irreconocible…

Quisiera sentir el dolor y la agonía…   Y quizá de ese modo expiar mis pecados…

Me gustaría una muerte violenta.

Quizá por eso a veces me hago el héroe… A veces me he enfrentado a la muerte, la he desafiado pero esta no me lleva…

Me han apuntado con pistola, me han amenazado con arma blanca, he manejado ebrio, me he liado a golpes con multitudes, con gente violenta, he tenido excesos, he tenido riesgos, me la he buscado… Pero no llega.

La he imaginado, la he soñado constantemente… Me he visto morir de diversas formas. Mi cuerpo ha sido destruido, molido, devorado, me he visto envuelto en llamas… Me he visto de muchas maneras y cada una tan atroz…

Pero se ha quedado sólo en mi mente, sólo en mis sueños…  Seguiré soñando… seguiré teniendo mis sueños hasta la muerte.

Anuncios

Dime algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s