Chiste del Naufrago Bocon.

Me dijo una chica con la que platicaba el otro día, que los hombres siempre somos bien hocicones. Que nos encanta estar contando lo que no debemos. Yo le dije que las mujeres tampoco se quedan atrás pero lo cierto es que No lo podemos negar. Los hombres somos bocones. No podemos resistir la tentación de contar nuestras hazañas sexuales a todos nuestros amigos, o por lo menos a algunos de ellos.

Resulta que había un tipo que desde hacía dos años estaba solo en un isla. Era el único sobreviviente de un naufragio. Ya estaba repodrido de comer siempre lo mismo, la pequeña isla ya se la conocía de memoria y no tener contacto con ningún ser humano durante todo ese tiempo lo tenía bastante mal.
Un día estaba sentado en la playa mirando el mar cuando a lo lejos divisa otro náufrago flotando a la deriva agarrado de una madera.
Al principio piensa que es sólo su imaginación, como tantas otras veces, pero a medida que se va acercando a la costa se va dando cuenta de que esta vez es cierto.
Cuando el nuevo náufrago se encuentra a poca distancia de la playa, corre a socorrerlo y ahí se da cuenta que se trata nada menos que de la más famosa Top Model internacional de aquel momento, actriz de cine, sex symbol mundial y tapa de todas las revistas. Esa chica se llamaba Megan Fox.
Una terrible mujer  de casi un metro ochenta de altura, 110-60-90, ojos verdes, cara perfecta, en fin… una locura. Seguro que la han visto en películas.
El tipo no lo puede creer, no podía ser que tuviera tanta suerte, no podía ser cierto.
-¿Tú… eres Megan Fox?
-Sí.
-No lo puedo creer… pero… ¿qué pasó?
-Y qué va a pasar. Se hundió el barco en el que viajaba y soy la única sobreviviente.
-Acá en esta isla estoy yo solo, es más, estoy solo desde hace dos años. No sabes las ganas de coger que tenía. ¡Me has caído como del cielo!
-Y las vas a seguir teniendo, porque yo soy nada menos que la famosa Megan Fox y a mí no me tocas ni un pelo.
El tipo la trata de convencer de las mil maneras posibles durante como tres meses y nada, hasta que un día ella se da cuenta de que realmente podría pasar mucho tiempo hasta que alguien los rescatara, y como el tipo le parecía muy simpático y  nunca intentó forzarla… Además de que  le daba un poco de pena que hacía dos años y tres meses que no estaba con una mujer, va y le dice que esa noche va a acceder a sus deseos.
El hombre no lo podía creer, pero dicho y hecho al llegar la noche ella se le acerca, se desnuda y hacen el amor una y otra vez hasta que se quedan dormidos.
A la mañana siguiente, cuando Megan se despierta lo ve sentado en la arena, a unos cuantos metros de ella con una expresión muy pero muy triste.
Entonces se le acerca y le pregunta:

-¿Qué te pasa?
Él le responde: -Tengo que pedirte un favor muy, pero muy grande.
-Bueno, dime –dice ella.
-Por favor, necesito que te disfraces de hombre, -dice él con una expresión de angustia enorme.
-Pero, ¿para qué? –pregunta Megan.
-Por favor, disfrazate de hombre –insiste él.
-Bueno, está bien –responde ella y va en busca de algo para disfrazarse.
Luego de un rato aparece con el pelo recogido, un bigotito y una barba hechos con unas hojitas y un viejo saco y unos pantalones.
Él al verla llegar de esa manera sonríe, se le acerca caminando muy canchero, le pone una mano en el hombro y le dice al oído:

-No mames wey, ¿qué crees? Pero ¿qué crees?

-¿Qué?

-A que ni te imaginas a quién me cogí anoche…

Es que a veces es imposible quedarse callado… jajajajajaja…

 

Megan Fox…

Anuncios

Dime algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s