Anécdotas que Alegran mi Día

 

El lunes pasado me encontré con un viejo amigo de la secundaria, al que no había visto desde hace como diez años…

Iba yo abriendo el negocio cuando lo vi pasar, se detuvo y noté como me miraba. Buenas tardes, le digo, ¿qué se le ofrece?

Se empieza a reír. ¿Qué posó? ¿Ya no te acuerdas de mí? Me quedé viéndolo un momento ¿de dónde conozco a este güey?

Mientras él me decía: No hombre… estas igualito, no has cambiado nada.

YA después de un rato pude ubicarlo: ¡¡Era mi buen amigo El Chaquetas!! La verdad es que hasta me dio mucho gusto que me dijera que yo seguía igualito que hace 10 años, luego me dio algo de pena por él, porque ya no se parecía nada al chaquetas que yo recordaba.

Estuvimos charlando y nos pusimos al tanto de lo que había sido nuestras vidas en este tiempo.

Las clásicas preguntas cuando te encuentras con un amigo de la escuela al que no has visto en largo tiempo:

¿Cómo te ha ido? ¿A quién has visto? Me puso al tanto de muchas cosas y acerca de muchas personas a las que yo les perdí la pista desde hace mucho.

Me contó que estudio la prepa y que poco después de terminarla se “tuvo” que casar cuando su novia quedó embarazada.

“Nomás le cumplí porque no me quedé en ninguna Universidad en las que hice examen sino… Ni madres que me hubiera casado”

Eso fue hace ocho años. Ahora su hija mayor ya tiene 7 años. Y tiene una más de 5 y otro bebé que viene en camino. Me contó que se las vio muy difíciles los primeros años pero que ya se acostumbro. Hoy día trabaja de carnicero en un mercado y le va más o menos. Pero que tiene que “camellarle” duro todos los dçias para sacar adelante a la familia. Que ahora era un hombre responsable y trabajador y que nunca les fallaría a sus hijas ni a su esposa. Me sorprendió escucharlo hablar así. ¿Quién se hubiera imaginado al Chaquetas ahora convertido en todo un Don?

Después de tanto bla, bla, bla…

Ocurrió algo que me hizo reír mucho… y aún ahorita no paro de carcajear cada que me acuerdo…

Estábamos charlando aquí afuera de mi negocio cuando de repente va doblando por la esquina una chica muy guapa. Venia muy arreglada, de minifalda, un escote de muerte y… en fin. Que se veía guapísima.

Va pasando frente de nosotros y mi amigo, igual de vulgar que cuando íbamos a la secundaria, le empieza a soltar piropos pero de verdad gandayas…

“Mamacita “ “Estas bien buena ¿adónde vas? vente para acá que yo te voy a enseñar lo que es bueno, vas a ver lo que es un verdadero hombre”

La chava, apenas volteó y nos miro feamente. Se notaba su incomodidad. Y este cuate que no se callaba y le subía de tono.

“Mamacita te lo mamo”  “Te voy a mamar todo lo que te gusta”

De pronto, al escuchar lo último, la chava se detiene, da la vuelta y se regresa un poco.

¿En serio harías eso? le dice a mi camarada.

“Si, mamita. Ya te dije: Te voy a mamar todo lo que te gusta”

“¿ah, sí? ¡¡Pues ahorita voy a traerte a mi novio para que le mames la verga!!

Fue algo increíble. Jamás hubiera imaginado que diría algo así. De inmediato solté la carcajada. La chava también se echó a reír y luego siguió su camino. Pero no sin antes sacar a relucir su florido lenguaje en contra de mi amigo. El cual se quedó callado y mejor se agachó. Cuando vio que los vecinos, los mecánicos de enfrente, los de la serigrafía de al lado que alcanzaron a escuchar la escena y  yo no parábamos de reír.

Apenado como estaba, ya nomás se despidió y se fue corriendo.

 

¡Hazme el chingado favor!

Anuncios

2 thoughts on “Anécdotas que Alegran mi Día

Dime algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s