Archivo de la etiqueta: Calavera poética

Calavera Para Guillermo Morales


Echando con sus cuates una buena borrachera
a  Guillermo Morales le llegó la calavera.
Justo cuando otra ronda se iba a disparar,
por tanto alcohol, se empezó a congestionar.

Todavía alcanzó a llegar al hospital
con síntomas de congestión
pero ya allí ni lo pelaron
nomás la defunción le dictaron.

Ni los cuidados de su  amada enfermera.
lo pudieron salvar.
Ahora sí, no había de otra,
ese era el triste final.

Quién lo iba a imaginar,
que por una congestión alcoholica
los tenis iba el Memo a colgar.

Quería ponerse bien pedo
pero termino sepultado
muy profundo en un agujero.

 

Calaverita Poética para Móniquita


Apenas hasta hoy
recibí la mala nueva:
Que Mónica Amigón Tapia
se convirtió en calavera.

 

Por andar en la fiesta
bailando como loquita
y muy borrachita,
dio un mal paso
y se mató la Mapachita.

¡Ay! Que dolor que pena,
que en plena diversión
le tocó bailar con la más fea.

Buena amiga y de buen corazón.
En el apellido ya traía ese don.
Que mal que ya se encuentre
descansando en el panteón.

Convertida en calaquita
seguirá bailando en el más allá,
esa querida negrita.

Calavera Para Nataly


Ya lo había dicho Mario Benedetti un día,
que después de todo, la muerte era el síntoma de que hubo vida.

Cuando me dijeron que Natalia se moría
yo nomás no lo creía.
Hoy ya se ha muerto, y yo que no lo creo del todo todavía.

Y Se fue de nuestro lado
Como en su poema más amado.
Una noche que
era todo un puñado
de estrellas y de agonía.

Palpo, gusto, escucho, huelo y veo
y sin embargo aún no lo creo.
Su rostro, sus huesos largos
y con todo y eso yo no lo creo.

Y es que todavía dudo de esta tu muerte
porque el hecho de perderte,
por tercera vez,
me parece demasía.

Pero se ha muerto y eso es seguro.
Y se fue con su mirada y su literatura.
Y por eso su partida hace trágico el futuro.

Adiós a Natalia, ni modo,
le llegó su triste hora…
Nunca más veremos las velas aromáticas
en su alcoba,
ni la colección de peluches
en su cama,
Ni escucharemos la canción
de los Caifanes que siempre cantaba…

La veré a través del vaso,
por si acaso
bebo a su salud
una cerveza.
Adiós princesa.

Katya Samuerta Jimenez


¿Quién es esa güera hermosa,
de  cabello chino
y preciosos ojos verdes
que hoy camina hacia la muerte?

Dicen que era enojona, bipolar y berrinchuda,
Que Katya se llamaba
Que en honor a cierta oruga.

Primeron me dijeron,
que por andar de neuras
se la había llevado la huesuda.
Se había muerto, al fin lo había conseguido,
por hacer tantos corajes y todos tan seguido.

Hace mucho que de ella Yo nada sabía,
lo último que supe fue
que un hermoso baby a luz había dado,
Que vendía bisutería y
que ya se había casado.

Que Cuidando a su heredero y navegando
en internet se entretenía.
Y que nunca, nunca…
ejerció pedagogía.

Hoy que fui al panteón de la verdad me he enterado,
¡Su marido celoso es quien la había matado!

Y la mató por lo mucho que la amaba.
Que porque sino era sólo de él
de nadie más podía ser.
¡Ay…! Yo no lo puedo creer…
Lo que provocan los celos y la obseción
por una bella mujer.

Nada de panteón ni cripta, ni epitafio.
En el jardín, Dieguito a Katya había enterrado.
Allí, aún después de muerta,
la tendría bien vigilada.

Porque, Según Dieguito, de ese modo
Nadie, nadie, pero nadie…
Le podría echar ni una mirada.

Pero esto no fue una buena solución
para los celos de Diego y su malsana obsesión.

Enojado, celoso y muy sentido sigue Dieguito
Porque Ahora a Katya se la comen nomás los gusanitos.

Nunca sabrémos si Katya era una buena esposa…
Hoy yace enterrada muy profundo en una fosa.

 

971697_562989490412475_1503774243_n

Más Calaveras
Calavera poética Para Luz (My Light)
Ana Lidia Se Murio
Calavera de Erika Galicia
Houston Cruz
Rosie Santillán

Ana Lidia se murio.


Ana Lidia

Ana Lidia Rosales ya se nos murio,
y de forma tan extraña sucedió,
pues dicen que con una rosa envenenada  se espinó.

Como princesa de hadas fue a acabar
y su principe sapo que no la vino a rescatar.

Quiso darle tiempo a sus heridas para sanar,
No contaba con que a la muerte no le gusta esperar,
Ni se se hace del rogar cuando te viene a llevar.

Por andadar de muy “sincera”,coqueta y muy enamorada
la pobre terminó muy espinada
Su principe que no llegaba y se ha ido sola a su última morada.
Por andar besando sapitos que nunca se volieron principitos
hoy está enterrada y se la comen nada más los gusanitos.
Ay… pobre Lalito…
Tan joven y dulce y
ya se quedó huerfanito :-(

Clavera de Enfermera para Rosie Santillán


Rosita Santillan, mi enfermera y lectora favorita
se convirtio en calaquita.

Ella quizó ser enfermera para cuidar de seres humanos
nunca imaginó terminar cuidando de bueyes y marranos.

Es que tanto se quejaba de haber estudiado para enfermera
y no para veterinario
que olvidó que en un hospital hay que ser hospitalario.

Se murio de un susto,
justo antes del amanecer.
No se sabe con certeza pero al parecer
Se le apareció la planchada,
con su ropa muy bien almidonada.
Venía a darle nomás una lección …

pero mi pobre Rosie se asustó tanto que se le paró el corazón.
y terminó bien fría
y arrugada en el panteón.
Rosie

Calavera Poética a Erika Galicia


A Erika Galicia le había llegado la hora de irse al más allá a descansar en paz.

Es por eso que la muerte a su casa la fue a buscar.
Lastima de la parca  porque ahí no la pudo encontrar, olvidó que Kika  de parranda siempre anda y de  bar en bar.

Siempre en el baile, porque ella de todo baila, ya sea Salsa, merengue, reguetón o banda.

Buena fama, Kika se cargaba, pues a ella los galanes nunca le faltaban.

Cuando Clausuraron el Jardin, no hubo problema siempre sobra a donde ir.

Al penthouse, a escuchar Rock,
echar unos pistos pa entrar en calor.

Al Zona Zero, a chelar con los ingenieros.
Al Carajo, cuando no hay mucho trabajo.
Al hospi o al Haro con algún  abogado.
Para chelear y platicar Al subterraneo
con los pedagogos amigos de antaño.

A Bailar y chupar al Buchacas…
hasta cantar Oaxaca.

Y hasta ahí nomás hasta cerrar.

“Pues me salió bien bailarina, casi igual que su linda amiga Karina” Comentaba ya desesperada  la Catrina.

Y allí bailó Kika su última pieza. Al final de la canción cayó toditita tiesa.